lunes, junio 30, 2008

Donaciones según Cela...

Podía caer mejor o peor en vida, pero el arte es el arte... dejemos que se exprese su pluma:

CAMILO JOSE CELA. (En paz descanse, coño)

La Donación de mis órganos....


Quiero el día que yo muera

poder donar mis riñones,
mis ojos y mis pulmones.


Que se los den a cualquiera.
Si hay un paciente que espera
por lo que yo ofrezco aquí
espero que se haga así
para salvar una vida.
Si ya no puedo respirar,
que otro respire por mí.

Donaré mí corazón
para algún pecho cansado
que quiera ser restaurado
y entrar de nuevo en acción.


Hago firme donación
y que se cumpla confío
antes de sentirlo frío,
roto, podrido y maltrecho
que lata desde otro pecho
si ya no late en el mío.

La pinga la donaré
y que se la den a un caído
y levante poseído
el vigor que disfruté.


Pero pido que después
se la pongan en un jinete,
de esos que les gusta brete.
Eso sería una gran cosa
yo descansando en fosa
y mi pinga dando fuete.

Entre otras donaciones
me niego a donar la boca.
Pues hay algo que me choca
por poderosas razones.
Sé de quien en ocasiones
habla mucha bobería;
mama lo que no debía
y prefiero que se pierda
antes que algún comemierda
mame con la boca mía.

El culo no lo donaré
pues siempre existe un confuso
que pueda darle mal uso
al culo que yo doné.
Muchos años lo cuidé
lavándomelo a menudo.
Para que un cirujano chulo
en dicha transplantación
se lo ponga a un maricón

y muerto me den por el culo.


Pues va a ser que hemos ganao...

O algo...

Me juré a mí mismo que no iba a escribir sobre la Eurocopa a menos que ganasemos, y después de lo de Italia y lo de Rusia me costó un huevazo, pero lo conseguí.

Hay que ver... un puñado de tíos en pantalones cortos hacen feliz a todo un país... el ser humano es maravilloso.

Y estoy ronco. Y muy feliz. Un saludo.

miércoles, junio 18, 2008

Cuanto gilipollas... y que pocas balas

Pues oigan, sí, un día que se prometía de alegría y diversión, fue amargado (por poco tiempo, eso sí) por el maremagnun de estúpidos soplagaitas que , por desgracia, abundan cual hongos por tierras malacitanas...

Como ustedes sabrán, el Malaga C.F. ha vuelto a la Primera División, con último partido para sufrir incluido. Todo iba bien: el Málaga ganaba meritoriamente (2-0) al Tenerife, que ya no ponía demasiado ímpetu (se la soplaba, básicamente). La Real Sociedad languidecía con un empate frente al Córdoba, y sabía que ya ganar no le serviría de nada. Quedaba 1 minuto de partido más el descuento, y ya nada podía salir mal...

Excepto la estupidez humana. El árbitro, pobre de él, pitó un fuera de juego, que fue interpretado por la panda de descerebrados que se hacen llamar "aficionados" como el final del partido. Y no tuvieron otra cosa que invadir el campo. O dicho en román paladín, saltar como borregos a hacer el GILIPOLLAS y portarse como unos cafres. Sentí la mayor vergüenza que he sufrido en mi vida como aficionado malaguista. El entrenador, Juan Ramón Muñiz, se echaba las manos a la cabeza, los jugadores de ambos bandos huían despavoridos y el árbitro tenía una cara que parecía clamar por un arma de destrucción masiva en sus manos. Evidentemente, la policía, inicialmente, no podía parar tal despropósito sin saltarse los más básicos derechos humanos del individuo (la polémica sobre si los que saltaron al campo podían clasificarse como "humanos", la dejo para otro día). Y además, la canallesca de alimañas, echó abajo una portería...

Por suerte, entre delegados de campo y encargados del Málaga, consiguieron inferir cierto raciocinio a tan disminuidas mentes, que se retiraron de vuelta a las gradas (de las que jamás debieron salir) y el partido pudo reanudarse.

Si ahora la LFP nos cuela una multa de 100.000 €, y la suspensión de los partidos en casa durante 3 jornadas, nos lo tendremos bien merecido, por no controlar a semejantes sujetos. ¿Por qué la gente no puede disfrutar civilizadamente del deporte rey? ¿Por que el fondo de la Rosaleda tiene que oler a porro malo a tres kilómetros de distancia? ¿Por qué nuestra afición es tan abundante en seres de cerebro unicelular que avergüenzan al equipo, a la ciudad y al resto de aficionados? ¿Por qué?.

Que cabreo, cojones.

P.D. : señor Slayer, enhorabuena por el ascenso del Rayo Vallecano a 2ª División. Ya falta menos para rascarles las barbas al Barça...

jueves, junio 05, 2008

En reparación

Vaya cosas ¿no?.

Toda la puñetera vida que si me gusta escribir, que si pitos, que si flautas... y no toco el blog desde tiempos en los que el camarada Slayer aún no había acabado con su víctima número mil.

Puede haber varias razones. Creo que la primera era que las musas se me declararon en huelga. La segunda, que he pasado por un periodo de apoyardamiento (bokeronican language) realmente preocupante. Otra más sería mi triste intento de blog de videojuegos.

Pero creo que las principales son dos: en primer lugar, ultimamente soy un vagancias de mucho cuidado. O lo he sido. Pero ha remitido un poco. Tampoco es que me pase nada demasiado interesante ni inspirador para obtener material blogero, y mi imaginación, reconozcamoslo, nunca ha sido especialmente florida.

Y lo segundo, una desmedida afición a la simulación aérea, que comienza su ascenso culminante justo con la época en la que empiezo a abandonar el blog (casualidad, oigan, casualidad).

En fin, pero ya llevaba un tiempo picandome las ganitas de escribir algo. Lo que creo es que necesito un poco de apoyo. La mayoría de los blogeros tienen suerte: segun ellos, les da igual si la gente los lee o no. A mí no. Me gusta que me lean.

Es decir... ¿para que coño me voy a poner a soltar paridas escritas si nadie las va a leer?. Supongo que también soy algo egocéntrico. Pero en fin ¿qué más va a dar?. Lo escribo y si me leen, magnífico. Si no, pues me jodo, por aburrido e insulso. Es lo que hay.

Así que, quien pase por aquí por una casulidad, un error al poner la dirección de la página, o porque es uno de los 3 lectores que se acuerdan de mí (hola eslaller, hola Flefa, hola Marita), o por una conjunción de los astros, que sepa que pienso seguir dando el coñazo...

Ahora viene lo malo... ¿sobre qué?.

Pues ni puta idea. Coño ya. Pero si no, me lo invento y a tomar por culo. Digamos que escribir aquí es algo que me venía prometiendo que haría, pero que nunca hacía...

Pero bueno. Por algo se empieza...