lunes, mayo 08, 2006

Israel: contra viento y marea (II): La campaña del Sinaí

Tras la Guerra de Independencia, el estado de Israel comenzó a crecer económica y demográficamente, debido principalmente a dos razones: en primer lugar, por la llegada a Israel de judíos de todo el mundo, altamente preparados y cualificados (medicos, técnicos, ingenieros, hombres de negocios...), con la mejor educación de occidente, y en segundo lugar, por la de pasta gansa que éstos traían, más generosas donaciones de judíos de fuera, y ayudas económicas. Esto abre aún más la brecha entre el pequeño estado, que con trabajo y preparación prospera, y los países árabes que los rodean (con economías ruinosas y que fueron humillados en una guerra con un pequeño estado que se niegan siquiera a reconocer). Evidentemente, los dirigentes árabes se encargaron bien de echar la culpa de su situación a Israel, no sea que alguien fuese a pensar que a lo mejor era culpa de ellos...

Pero evidentemente, Israel seguía con la mosca detrás de la oreja. Los terroristas se infiltraban desde el sur del país, y esa misma frontera empezaba a llenarse de nuevo y resplandeciente material bélico egipcio, que bajo el mando de Nasser, había conseguido ayuda soviética.



Gamal Abdel Nasser fue un personaje notable de la política de oriente próximo. Aquí lo tenemos, con su característica sonrisilla de las que dan buen rollito y tal. La verdad es que fue un gran político, con buenas ideas para hacer avanzar a los países árabes del estado de estancamiento en que se encontraban, y muy querido por su pueblo, que incluso le hizo volver cuando renunció a su cargo de Rais (guía). Pero claro, metió algunos patones. Una de su espinitas clavadas era la mera existencia del Estado de Israel, cosa que él no concebía.

Nasser luchó contra Israel en la Guerra de independencia, y tras la humillación de la derrota, fue uno de los cabecillas de la revolución que acabaría con el gobierno existente, alcanzando el propio Nasser el caudillaje de Egipto en 1954.

Una vez en el poder, se puso manos a la obra, y decidió construir la presa de Assuan. Este proyecto faraónico y muy caro, era de una extrema utilidad para el desarrollo económico egipcio, y para realizarlo decidió pedir un prestamillo de unos cuantos miles de millones de dólares a los USA. Creo que la respuesta americana vino a ser algo así como: "Jaaaaa, jaaaa...".

Claro, Nasser tuvo que buscarse las abichuelas... y pensó en el Canal de Suez. Ya sabeis, ese canalillo de agua que une el Mediterráneo con el mar Rojo, ahorrando a los barcos tener que rodear toda África para llegar a la india...

Resulta que los hijos de la Gran Bretaña y los Gabachos tenían, por así decirlo, el "derecho de explotación" del canal, con lo que podían usarlo "sin pagar". Nasser dijo, en una buena jugada política "pos pa mí tontero". Y se lo quedó.

A su vez, y visto que los USA le daban la espalda, se volvió al otro lado: a la URSS, que amablemente le dejaron un buen puñado de Rublos para la presita de Assuan, a parte de suministrarle cacharritos de hacer pum con los que rearmar su machacado ejército.

Los Israelíes, por su parte, veían esto levantando una ceja. Pero los británicos y los gabachos no es que levantasen una ceja, es que tenían un cabreo de tres pares de cojones por lo del canal... Así que los británicos elaboran un plan (no, a los franchutes no les da el cerebro para tanto, fueron los británicos, fijo...). Solicitan la ayuda de israel.

Con este plan, británicos y gabachos recuperaban el control del Canal, a parte de mandarle un claro mensaje a Nasser, e Israel no sólo conseguía reducir el despliegue bélico egipcio en sus fronteras, sino que recuperaría el derecho a pasar por el propio canal de Suez, prohibido para ellos desde 1950. El plan consistía en que Israel lanzara su ataque y amenazase con llegar al canal, momento en que gabachos y británicos lanzarían a sus paracaidistas para "asegurarlo".

Los israelíes ya tenían claro quien se encargaría de ello: el jefe del Estado Mayor del ejército, Moshe Dayan.

Ahí le teneis, ese de ahí, el del parche, con el joven comandante de la 202º Brigada Aerotransportada, que parece que hacen un concurso a ver quien tiene más heridas... (por cierto, el paracaidista creo que me suena de algo :P )


Moshe Dayan no se andó con chiquitas. A las 16:59 del 29 de octubre de 1956, 16 aviones de transporte Dakota, uno de ellos pilotado por una mujer (momento feminista dedicado a Fle y Mara Jade) , lanzaron 395 paracaidistas israelíes en el paso de Mitla, 65 Km al este del canal. A su vez, el resto de la brigada paracaidista (dirigida por el de la foto de arriba, Dayan no, el de la venda, el que me suena de algo), avanzaron por carretera para enlazar con el primer grupo. Tras ellos, venían las brigadas mecanizadas y acorazadas israelíes. Los egipcios pusieron todo lo disponible y sus mejores tácticas para frenar a las escasas pero persistentes brigadas israelíes.

¿Resultado? Toda la península del Sinaí conquistada por los israelíes en 100 horas... ¡Toda! (buscad un mapa de egipto y notareis que el Sinaí tiene más tamaño que todo Israel). Los franchutes y los británicos, según el plan, lanzaron sus paracaidistas en el canal... aunque no les sirvió de mucho. Egipto con la ayuda de la URSS clamó a la ONU, y los propios USA se mostraron contrarios a la intervención anglo-franchute, con lo que tuvieron que devolverle el canal a Nasser, aunque se colocaron Cascos Azules en el Estrecho del Tirán.

Israel consiguió mermar eficazmente la potencia militar egipcia, y el paso por el Estrecho de Tirán, que antes le estaba vedado. Nasser, por contra, salió muy reforzado y como un héroe del mundo árabe al pararle los pies a franceses e ingleses. La ONU obligó también a Israel a devolver la península del Sinaí a Egipto, pero de todas formas, no había suficiente gente en Israel para ocupar tanto territorio, así que daba lo mismo... Por lo menos, consiguieron un equilibrio de poder que les permitió una paz de 11 años... ( que en aquel entonces, era todo un lujo para los hebreos).


Por cierto, sí, el general paracaidista de las vendas en la cabeza que está junto a Moshe Dayan es Ariel Sharon, que antes de meterse en la política (¡quien le manda!), era uno de los militares más refutados y efectivos del ejército israelí. Organizador del cuerpo de paracaidistas, entrenó a sus selectos hombres en la táctica de la infiltración silenciosa (vamos, que cuando los veías ya teniás un hebreo con un fusil apuntandote donde pica), y como militar era directo y enérgico.

Una vez, cuando ambos formaban parte del Mando Septentrional, Moshe Dayan le comentó a su subalterno Sharon, así, como quien no quiere la cosa: "¿Sabes, Ariel?, vendría bien capturar un par de oficiales jordanos para saber si tienen muchos cacharritos de hacer pum en la frontera...".

Sharon dijo una palabrota, cogió su coche utilitario y se piró. Dayan se quedó pensando "Joer, ¿lo he molestao...?". A las dos horas apareció con dos oficiales jordanos que capturó él mismo a punta de pistola en la frontera. Dayan dijo más tarde (palabras exactas) "Sólo le había preguntado si se podía hacer, y él volvió con dos soldados de la Legión Árabe como si hubiese salido a recoger frutas del jardín..." (palabras textuales, no interpretación mía...).

Vamos, no se como se le habrá dado la política a Sharon (no es muy popular desde que llegó a primer ministro...), pero militarmente, vamos, para decirle nada...


Pues nada, señores, la próxima, la guerra de los 6 días (¿que coño quereis? estos judíos no han hecho más que repartir estopa durante medio siglo :P )

3 comentarios:

Mr Roboto dijo...

Los franceses fueron de la mano de los ingleses en el siglo pasado en muchas ocasiones no chopi?
¿La colaboracion de Nasser con los nazis durante la segunda guerra mundial tiene una base real o es unicamente parte de la imaginacion de Ken Follet? :)
Lo de Sharon impresionante, haria buenas migas con el coronel Bull Simmons :P

Chopi dijo...

Los franceses e ingleses siempre han hecho migas... cuando les interesa. Y durante el siglo XX, les ha hecho fata a los gabachos que los ingleses les salvasen el culo en más de una vez (a su vez, a ambos se lo salvaba los USA).

De lo de Nasser con los nazis, ni puta idea, pero por lo que yo sé, Egipto se mantuvo al lado de la Commonwealth durante todo el conflicto.

Mr Roboto dijo...

Creo que fue en el libro "la clave esta en rebeca" de Ken Follet, en el que Nasser era miembro de un grupo arabe que tenia la intencion de echar a los ingleses de egipto y en un momento de la novela ayudaban al espia nazi, hace años que lei el libro no lo recuerdo muy bien pero me extraño el hecho de que Follet representara a Nasser de esa forma y dado las buenas relaciones entre musulmanes y nazis pense que igual era cierto.