domingo, octubre 09, 2005

Triste dilema de domingo...

Ya estamos como siempre. Llega el domingo y uno aquí tirado... y se te va la cabeza, y piensas en quien tu ya sabes que no debes...

El domingo es gris a veces (sobre todo, si no hay futbol... ¡leches, es un buen opio!). Y claro no puedes evitarlo. Tienes ahí el teléfono, tienes las ganas de llamar... pero no sabes que pasará si llamas. Sabes que no te conviene llamar. No sabes por dónde te va a salir, pero tienes ganas de verla. Todo el mundo te dice que no debes, que te hará daño, que no funcionará. Te lo dice hasta ella algunas veces.

Hasta tú mismo sabes que es así...


Pero sigo creyendo...


Si no fuese dificil... no tendría la misma gracia...

No hay comentarios: