sábado, octubre 08, 2005

Soledad... si te dejan...

Tengo una rara costumbre. La mayoría de la gente dice que le parece muy raro, pero que en fín, que yo veré (de mi no se extrañan ya de nada). Mi costumbre consiste en que a veces me voy de fiesta yo solito, sin quedar con nadie.

Así, como suena. Me gusta agarrar y perderme un poco por el centro de Málaga, irme a tomar unas copillas yo sólo. Es casi un ritual. Llego, me pido un cacharrito, cojo "postura de barra", y me dedico a mirar al tendido.

Es increible la de actitudes y formas que se pueden observar en el anonimato de la barra de un bar. Es un sitio lleno de gente, sí, pero al fin y al cabo, es como si no existieses. Estás allí y nadie se fija en tí, y puedes observar el comportamiento humano, que es una de las cosas más divertidas que puedes hacer.

Cuando lo hago, casi me parece un baile, una coreografía medida, un orden dentro del caos de gente. En una miradita, ya clasificas: están los típicos buitres, a la caza y captura de una presa en forma de fémina despistada. Están los grupos de colegas, que gritan mucho y cantan con estridencia sus canciones favoritos, que se divierten dándole igual todo. Tenemos los grupos de amigas, que ríen y bailan...

Lo bueno es que, a poco que te fijes, captas mucho más: los movimientos de los susodichos buitres para acercarse a una presa que ellos consideran probable... la danza de retirada de la que no le dá la gana ser presa... el colega del grupo al que todos intentan animar y hacerle cantar y beber, y forzarle a que se divierta y olvide un poco... las amigas que no lo son tanto y que se miran como si se controlasen entre sí (a ver si alguna de mis lectoras me explica un día por qué las tías sois tan competitivas entre vosotras... pero eso daría para otro post, como mínimo).

En fin, que me gusta salir sólo algunas veces porque me divierte observar lo que hace la gente. Pero también me gusta pensar. Se me ocurren muchas cosas con las que darle la vuelta a la cabeza cuando estoy con mi cubatilla, horadando un surco con mi codo en la barra...

¡Pero es que a veces no me dejan...! Por h o por b, siempre acabo encontrandome a alguien. Tampoco voy a mentir, siempre estoy suficiente rato sólo como para que no me moleste que aparezca un coleguilla, pero sí que es curioso que SIEMPRE me encuentro a alguien.

Y es más curioso aún que muchas veces es la última persona a la que te esperarias encontrar esa noche por ahí. Por eso digo que mi soledad nocturna dura mientras me dejan. Un día de estos, lo que haré será irme a Puerto Marina o algo así yo solito, que seguro que allí no me conoce nadie... o sí, vete tu a saber...

Y además, lo del pensador solitario debe gustaros, bonitas... porque se liga. No siempre, claro, no es muy exacto, pero sí que os acercais más, que hay más simpatía, que mirais con más curiosidad al tipo ese de la barra que mira al tendido con las cejas levantadas y una sonrisilla, mientras escucha de refilón los vanos intentos de un jovenzuelo por captar la atención de una moza, o capta el duelo visual entre dos contrincantes femeninas que se han fijado en el mismo hombre (cuando os poneis así, ni en las películas de Sergio Leone os superan... si las miradas matasen, la mortalidad femenina crecería un 500%... ¡me encanta!).

De hecho, hasta me han llegado a preguntar, gente que no conozco de nada, que era en lo que pensaba... lo que hace la curiosidad...

Bueno, en otros posts seguiré con mis crónicas nocturnas, que es un tema que me gusta mucho... ahora, a concentrarse, que juega España... (como no ganen, exigiré que los extraditen a todos...)

5 comentarios:

BiChi dijo...

Una de las ventajas de los tíos es que podéis salir solos de copas.

Ves a un chico solo en un local y piensas que está esperando por los colegas.

Pero una chica, si la ves sola en la barra...

Consecuencias de una sociedad machista.

Chopi dijo...

Puede que sea cierto, pero lo triste es que la primera persona que va a decir algo de esa chica sola en la barra, va a ser otra chica... piensa en ello...

BiChi dijo...

Chopi yo aplaudo a la chica que está sola en la barra. De hecho en alguna ocasión me ha tocado a mí esperar a alguien sola en un local y no te puedes ni imaginar la de tíos babosos que se te echan encima. Seguro que te has preguntado más de una vez por que las chicas nunca vamos solas al servicio, pues entre otras cosas por la misma razón: ahuyentar a los plastas con los que tropiezas por el camino.

Solo quería hacerte ver, que algo que para un chico puede ser de lo más normal, a las chicas no nos lo es tanto.

Chopi dijo...

No, mujer, si yo no digo lo contrario. Ser hombre también tiene sus ventajas ¿no?.

Mara Jade dijo...

Ains... yo a veces he pensado lo de salir de juerga sola cdo no tengo plan... pero es que para mí lo divertido es la gente con la q salgo.

Ains... lo más q he conseguido ha sido ir al cine sola cdo me apetece... pero de juerga... como que no!