miércoles, septiembre 28, 2005

Fuegos artificiales

Bueno, tarde o temprano había que tocar el tema. Es inevitable... como la subida y bajada de las mareas, la vida y la muerte, o que el Atleti no gane nada... simplemente, siempre es así.

Hablo de mujeres, claro está.

¿Como no iba a pasar? En cierta forma, siempre es un alivio hablar de ello. Sea bueno o malo, al menos indica que tu vida está activa. Sé lo que me digo: el peor problema con el sexo opuesto es no tener ningún problema con el sexo opuesto. Eso si que amarga la vida. Si tienes algo de que quejarte, es porque tienes algo... o puedes tenerlo.

Y yo ya no sé ni lo que tengo. También es verdad que yo no me identifico precisamente por arrimarme a mujeres cuya vida es fácil y equilibrada... más bien todo lo contrario... ¡todas las locas me tocan a mí!.

Pero no se preocupen por mi. Esa es una de mis capacidades. Por alguna extraña razón vital que no comprendo, mucha gente (y especialmente las mujeres) encuentran una especie de "consuelo moral" en la conversación conmigo. ¿Que le vamos a hacer? A la gente le gusta contarme sus problemas. Para eso soy bueno.

Pero, ¿que pasa?... pues claro, que si estás acostumbrado a problemas de todo tipo en tu compañía femenina, pues eso, te acabas viendo atraido por alguien de ése estilo... porque es lo que mejor sabes tratar. Y si no, te aburres. Y así me va...

1 comentario:

Mara Jade dijo...

Que a ti te tocan todas las locas? Mira cari, a mí me toca cada prenda que alucinarías!!

Yo es que estoy convencida de que soy un imán para "raros" en un radío de 5 km a la redonda...

Que sí, que sí, que a mí esto de las casualidades....